¿Que tipos de baterías existen?

¿Que tipos de baterías existen?

Puede que, junto con la memoria, la pantalla y la cámara, las baterías forman parte de los componentes que más nos preocupan a la hora de hacernos con un teléfono móvil. De las baterías depende el tiempo que nuestro Smartphone aguanta encendido y es por ello que tendemos preocuparnos de qué tamaño tienen cuando las compramos.

Las baterías parecen algo simple y sin embargo esconden algunos conceptos que son interesantes y deberíamos conocer y aquí os los explicamos. Comencemos por los distintos tipos de baterías.

La tecnología avanza y muy deprisa y por eso ya hace mucho que se desecharon las antiguas baterías de níquel o cadmio, y se impusieron las actuales baterías de litio. Entre estas ya se ve cambio ya que ahora se ven más baterías de polímero de litio que ahora explicaremos.

Litio

Con las baterías de litio se borró uno de los grandes mitos que todavía perduran y es que se piensan que para cargar bien un teléfono tenemos que cargarlos siempre de 0 a 100 y no es así, con el litio se quitó el famoso efecto memoria, que era una formación de cristales en el interior de la batería que impiden que cargue al 100% y reduce la vida útil del móvil.

Iones de litio y polímeros de litio

Las baterías de iones de litio, que encontramos con la abreviatura Li-ion, son las más comunes en la actualidad. La batería de iones de litio permite construir baterías ligeras y compactas y su almacenamiento energético es mucho más grande que el de las anteriores, estas acabaron impusiéndose.

Las baterías de litio tienen un problema y es que poco a poco van perdiendo eficiencia, de ahí que las baterías deban sustituirse cada varios cientos de ciclos de carga. Dice la teoría que las baterías Li-in pueden comenzar a degradarse a partir de los 300 ciclos y durar hasta unos 1000 ciclos, pero los fabricantes han ido mejorando estos números y, a día de hoy la durabilidad se ha mejorado.

Como un paso más en la evolución, desde hace un poco tiempo encontramos un tipo más avanzado, aunque con la misma base. Estas son las baterías de polímero de litio o LiPo. Como ventaja tienen que se pueden hacer mucho más pequeñas que las de Li-ion y acumulan la misma o más energía y son más flexibles. Por el contrario, son mucho más cara y tienen más riesgo de inflamación que las de Li-ion.

Si se busca aprovechar al máximo el espacio interno del teléfono móvil, el polímero de litio es más recomendable por su pequeño tamaño y su mayor almacenaje de energía. Lo lógico es que esta tecnología acabe dejando obsoletas a la batería de iones de litio.

Ahora se está investigando otro tipo de batería para el futuro como es el grafeno aunque todavía está muy lejos esa tecnología.

¿Qué es un miliamperio?

Uno de los valores que más miramos en las baterías es el de los miliamperios, aunque el término que debemos utilizar es el de miliamperios por hora, miliamperios/hora o mAh. Este término se utiliza para medir la capacidad máxima de una batería, aunque en realidad lo que define es la cantidad de energía que una batería es capaz de entregar en una hora de funcionamiento.

La energía se mide de voltios, pero dado que las baterías actuales tienen una tensión de funcionamiento estándar de 3.7V, lo que nos interesa es la velocidad a la que nos pueden entregar esa energía. El voltaje siempre es el mismo pero los amperímetros pasan a primer plano para entenderlo: llevando agua en los cubos, los voltios serían el tamaño del cubo y amperios de número de manos para cargar cubos en cada viaje.

Si una batería tiene 3.420 mAh de capacidad significa que será capaz de descargarse a una velocidad máxima de 3420 miliamperios por hora, o lo que es lo mismo 3 amperios por hora.

¿Cuánto tiempo tarda en cargar una batería?

Otro de los aspectos que importa es el tiempo de carga de las baterías. Al igual que nos interesa lo que dura, también nos interesa mucho cuando tarda en cargar para poder separarnos dl enchufe en cuanto antes.

Los cargadores estándar para Smartphone entregan 5 voltios al teléfono con un multiplicador 1.5, Es decir, 5 voltios y 1.5 amperios También influye cuánta energía es capaz de aceptar nuestro teléfono móvil, de ahí que los tiempos de carga son varíales. En la velocidad de carga no sólo importa el propio cargador, sino también un cable de mala calidad ralentizará mucho el proceso.

Si utilizamos un cargador de 1.5 amperios, cada vez menos frecuentes, obtendríamos lo siguientes datos:

2.000 mAh en 1 hora y 20 minutos aproximadamente

3.000 mAh en 2 horas aproximadamente

4.000 mAh en 2 horas y 40 minutos aproximadamente

5.000 mAh en 3 horas aproximadamente

Estos cargadores ya se están quedando un poco obsoletos ya que la mayoría de los cargadores son de mejor calidad y llegan a 2.1 amperios y aunque lo que más se utiliza ahora son las cargas rápidas.

Cargas Rápidas

Muchos fabricantes por no decir la mayoría ya han empezado a apostar por la carga rápida para sus teléfonos móviles, aunque precisan de cargadores preparados para ese móvil y no funciona cualquiera que podamos adquirir por ahí. La razón de esto es porque estos cargadores entregan más de 5 voltios de teléfonos y, de no utilizar el cargador correcto, podríamos tener problemas de carga o, más fácil, no aprovechar esta capacidad del teléfono.

En el mercado encontramos sistemas de carga rápida que llevan a 9 voltios, e incluso encontramos opciones con hasta 12 voltios. A mayor cantidad e energía, menor tiempo pegado al enchufe. Estos sistemas de carga tienen además medidas de seguridad para preservar la vida de las baterías. El más aceptado es el de cargar la batería un “x%” y después bajar la velocidad hasta llegar al 100% para así que las baterías sufran menos estrés sobre la carga y conseguir una vida útil más prolongada. Estos procesos los controla el propio procesador y no el cargador.

¿Qué es la carga inalámbrica?

Otro de los sistemas que estamos encontrando últimamente es la carga inalámbrica. O también llamado carga por contacto. Ya que para cargar tiene que estar pegado a la base de carga. La carga inalámbrica consiste en que el cargador del teléfono dispone de una bobina de inducción que crea un campo electromagnético. Este campo es aprovechado por el teléfono móvil al entrar en contacto con él, de ahí la necesidad de estar pegados, y utiliza su propia bobina de inducción para recibir energía desde el cargador. O desde la base de carga, para ser más exactos.

La carga inalámbrica es un proceso de carga mucho más cómodo que el del enchufe, aunque es mucho más lento, ya que puede durar hasta el doble que una carga normal. También tiene ventajas como mejorar la estanqueidad de los móviles al restar sufrimiento al puerto USB. Pese a que ha varios estándares, el más común es el conocido como Qi. Se trata de un estándar desarrollado por el Wireless Power Consortium que es especialmente popular y que se asocia habitualmente con este tipo de capacidad. Su tecnología se ha utilizado por ejemplo en diversos Smartphone de última generación.